Entradas

Presentation1carrot 5

Use su imaginación y disfrute de la Dieta para Manternerse Delgado

Concéntrese en la enorme cantidad de cosas PERMITIDAS en la lista antes que protestar por las que están PROHIBIDAS. Las dos semanas del Programa para Mantenerse Delgado le ayudarán a deshacerse de sus malos hábitos alimentarios y a estimular una vida más larga, saludable y vigorosa.
Comer en restaurantes y en fiestas es fácil y no restrictivo. Es solamente una cuestión de sentido común para seguir el Programa de Alimentación para Mantenerse Delgado. Si usted quiere comer langosta, por ejemplo, pídala asada en lugar de langosta Newburg con esa salsa cremosa, de alto contenido calórico.
En lugar de bañar la langosta en manteca, exprima limón sobre ella; exaltará su sabor natural.
Del mismo modo coma el pollo hervido, a la parrilla, asado y no con salsa a la King, que sería altamente calórico, por ejemplo.
Usted puede fijarse en el menú y elegir todo lo que esté permitido en la Dieta para Mantenerse Delgado.
Pida pescado asado «seco» y no cocinado en aceite, manteca o margarina.
No es necesario privarse en ningún momento. De postre, por ejemplo, en lugar de los cremosos y azucarados, disfrute del frescor de una compota de frutasen su jugo natural, sin almíbar, que destruye los encantadores sabores auténticos.
Con esta dieta usted debería levantarse de la mesa sintiéndose cómodo; nunca con la sensación de haber sobrecargado el estómago.
Usted está limitado solamente por la imaginación. Por ejemplo:

El queso blanco con bajo contenido de grasas es un alimento «creativo». Haga uso de él en la Dieta. Mézclelo con una pequeña cantidad de leche descremada y jugo de limón para hacer una «crema acida», base para muchas combinaciones imaginativas.

Vierta la «crema acida» sobre espárragos, bróculi o fruta.

Mezcle su imitación de crema acida con salsa chili o ketchup y cebolla rallada o sal de ajo.

Pique un poco de pimiento y mézclelo a fin de obtener un aderezo para ensaladas diferente.

Yogur simple, descremado, puede usarse para combinaciones similares o mezclado con el queso blanco.

Pruebe cocinar con queso blanco bajo en grasas (ver receta para Tarta Olga de queso y espinacas) en la Dieta Económica, capítulo IX. Combine queso blanco bajo en grasas y huevos, concarne de cangrejo, trocitos de jamón magro, pollo, gambas, sazonados para que estén gustosos y cocinados como un pastel
relleno. Espolvoree queso rallado o pan tostado picado sobre la preparación para darle más sabor.

Mezcle queso blanco bajo en grasas con almejas desmenuzadas o sopa deshidratada de cebolla para aderezar apio, zanahorias, nabos o calabazas.

Para untar o aderezar, pique rabanitos. pepinos, zanahorias, apio y cebolla, y mezcle con queso. Espolvoree paprika encima o mézclela para que quede con color.

Los cubitos de caldos instantáneos de carne o gallina son útiles para muchas recetas. Espolvoree un poco de ellos sobre las setas, con jugo de limón, antes de cocinarlas o saltearlas. No echará de menos la manteca o margarina, las cuales son reemplazadas por esta mezcla.

Agregue un poco de caldo a las hortalizas calientes para darles más sabor.

Otro elemento de gran ayuda es la gelatina. Unos moldes de gelatina pueden realzar muchas comidas dietéticas. Un buen acompañamiento para una cena con pollo o pavo es un molde de gelatina con zanahorias ralladas y cascaras de limón o naranja, o con gajos de mandarina, pomelo, rodajitas de plátano y otras frutas. ¡Las posibilidades son innumerables!

Aproveche los restos de pollo o pavo o carne, córtelos en dados y combínelos —si lo prefiere— con los vegetales permitidos.

Otra deliciosa combinación es pescado o mariscos, apio, zanahorias, rabanitos, corle todo en trocitos, agregue aceitunas rellenas y mezcle todo en un molde con gelatina.

Agréguele sabor a su molde de gelatina usando jugos de tomates, vegetales o frutas como líquido, en lugar de agua.

Utilice su sentido común al elegir alimentos bajos en grasas aun dentro de la lista «permitida». Al disfrutar de los quesos trate de seleccionar los más descremados. Algunos de los quesos más sabrosos nacionales o importados son, en parte, descremados.

Dedique cierto tiempo a verificar el valor de los alimentos, en las tablas del capítulo XIV Pueden ayudarlo a elegir los más apropiados, bajos en grasas y en carbohidratos.