Entradas

comendo-maca-cor4

Guía de alimentos fibrosos

Los alimentos fibrosos ayudan al «mecanismo de la digestión», es decir, combaten el estreñimiento promoviendo la eliminación de las heces. Básicamente, una dieta que contenga alimentos altamente fibrosos incluiría:

FRUTAS: preferiblemente crudas (con cascara y semillas, cuando es posible), frutas secas, ciruelas, jugo de ciruelas.

HORTALIZAS: preferentemente crudas o con un mínimo de cocción. Bastantes verduras de hoja, lechuga, zanahorias, apio, pepinos, tomates, espinacas crudas, bróculi, coliflor.

CEREALES: todo tipo de cereales de grano entero, y salvado especialmente, secos y cocidos, tienen alto contenido de fibra; la mayoría de cereales secos (preferentemente sin azúcar) tienen una considerable contenido de fibra.

IMPORTANTE: Beba grandes cantidades de agua, de8a 10 vasos diarios, especialmente con las comidas, para el mayor efecto. Las fibras se hinchan al absorber agua y aumentan su volumen.

Mientras que los alimentos con alto contenido de fibras son efectivos para ayudar a controlar el estreñimiento, debo poner énfasis en el hecho de que la presencia de «fibra» en los alimentos no es masque un elemento. No es «mágico», no es la panacea y, ciertamente, no es una gran ayuda reductora, ya que los alimentos fibrosos tales como cereales y pan son relativamente de alto contenido calórico. De modo que los alimentos con un alto contenido de fibras deben ser consumidos con moderación, siguiendo estas pautas generales:
Incluya cantidades moderadas de carnes magras, aves, pescado, para proteínas y otros elementos.
Evite dulces, postres, tortas, pastas, alimentos con azúcar o almidón; prácticamente todos son de escasa fibra y alto contenido calórico.
Huevos, leche, queso, tienen su propio valor pero poco o nada de fibra.
El sentido común es una guía importante para comer alimentos fibrosos. Los efectos varían con cada individuo. Es adecuado agregar alimentos fibrosos a la dieta cuando son necesarios para
regularizar el movimiento intestinal. Luego, quedará a criterio personal el aumentar o reducir la cantidad de acuerdo con las necesidades. Es esencial consultar a su médico si observa un cambio en sus hábitos intestinales.