Entradas

Simple y fácil de entender y preparar

Uno de los refranes más comunes de los pacientes que han seguido con éxito la Dieta es: «¡Es tan simple ¡No hay ningún truco para seguirla.», La importancia de esa simplicidad es algo que no puedo enfatizar demasiado…
Cuanto más se preocupa uno por la comida, cuanto más piensa en ello mientras sigue una dicta, más difícil y agotador resulta el proceso. Aquí, las decisiones han sido tomadas por usted, y usted puede dedicarse a perder peso sin tener que preguntarse: «¿Qué tomaré para el desayuno, para el almuerzo y para la cena?»
No tiene que contar calorías o pesar cada porción. No se pone ansioso acerca de lo que está permitido entre horas: se pone a masticar zanahorias o apio, y eso es todo.
Todo lo que puede comer por día está especificado en el menú de ese día. Como notará al leer el capítulo IV, puede, por ejemplo, comer bistec «en buena cantidad» y «ensalada de frutas, todo lo que dese», siempre y cuando evite sobrecargar el estómago al punto de sentir-se incómodo.